El Servicio Nacional de Salud Animal (SENASA), del Ministerio de Agricultura y Ganadería, en coordinación con la Policía de Frontera, decomisó, el pasado 15 de enero, 11 caballos que ingresaron a nuestro país procedentes de Nicaragua por la zona de los Chiles, sin cumplir con los requerimientos exigidos por la legislación costarricense para el transporte e importación de este tipo de animales.
 
De acuerdo con el informe de los funcionarios del SENASA de la Región Huetar Norte, el camión cargado de caballos fue interceptado en un control de carretera en la Comunidad El Parque.  Las autoridades comprobaron que el conductor no contaba con la guía de transporte de los animales, exigida por SENASA. Además, los equinos presentaban raspaduras en el lomo y diferentes marcas de fierro que se presume son de Nicaragua.
 
“El contrabando afecta la economía del país y pone en riesgo la población animal productiva, por ser fuente de ingreso de enfermedades no presentes en el país. Por esta razón, SENASA realiza frecuentemente operativos en carretera, junto a Fuerza Pública y Policía de Frontera para incrementar la vigilancia en los posibles lugares de ingreso de estas mercancías″, indicó Federico Chaverri, Director General del SENASA.
 
SENASA hace un llamado a la población para que denuncien este tipo de actividades, así como el ingreso ilegal de productos y subproductos de origen animal, que ponen en riesgo la salud animal y la salud pública. 
 
Las denuncias las pueden realizar al SENASA o a la Fuerza Pública de su región.
 
    
  • Este año, habrá corridas de toros en Pedregal.
 
 
El Servicio Nacional de Salud Animal (SENASA), del Ministerio de Agricultura y Ganadería, y la Comisión de Fiestas de la Municipalidad de San José, trabajarán coordinadamente en la supervisión de las corridas de toros y el tope que se realizarán durante las fiestas de este fin de año.  Adicionalmente, SENASA autorizó la realización de corridas de toros en Pedregal.
 
Dentro de las acciones de supervisión que desarrolla el SENASA, se vigilará para que se cumplan las buenas prácticas de manejo de los animales que se utilicen en el tope y en el redondel, en cumplimiento de las leyes N° 8495, Ley General del SENASA; la Ley N°7451, de Bienestar Animal; Ley 9458 “reformas de la ley N.º 4573, Código Penal, de 4 de mayo de 1970 y reformas de la ley N.º 7451.
 
Dentro de los aspectos que regula la legislación para el tope, queda prohibido:
 
  • La participación de caballos enfermos, lesionados o con evidente deterioro de su salud y yeguas con preñez avanzada o en celo.
  • Que en cada equino monte más de una persona.
  • Galopar.
  • Emplear aditamentos que maltraten al animal, como espuelas lacerantes, chuzos, látigos u otros objetos.
  • El uso de freno que maltrate la boca y la lengua del caballo.
 
“SENASA, previo a los eventos, revisará la condición corporal de los caballos para asegurarse que no presenten lesiones en el cuerpo, cascos, grupa donde se coloca la montura, ni en el morro donde se sujeta con el mecate y el tipo de espuela que cumpla con lo establecido, así también se inspeccionarán las rampas que se utilicen como descargaderos” indicó Federico Chaverri, Director General del SENASA.
 
Los participantes deberán regresar los equinos a su lugar de origen, una vez terminado el tope, para evitar contagios de enfermedades. Asimismo, la comisión de fiestas de San José habilitará un lugar que se destinará para acopiar caballos que sean eventualmente decomisados o recogidos por la municipalidad, el lugar contará con alimento (pasto) y agua.
 
Las regulaciones para las corridas de toros son las siguientes:
  • Tener el asesor veterinario a tiempo completo que establezca la legislación.
  • En el toril solo se permite la permanencia de las personas que laboran y supervisan la actividad.
  • Contar con un espacio adecuado para la ingesta de agua.
  • Todo toro que salga a la plaza, debe estar desmochado, arreglado y sin astillas en los cuernos.
  • El toro debe estar en el toril una hora antes del inicio de las corridas.
  • El veterinario oficial y el asesor veterinario tomarán las medidas necesarias en pro del bienestar animal si este presenta una herida o está en riesgo su salud, entre otras.
 
Además, durante las actividades se contará con asesores médicos veterinarios de la comisión y oficiales del SENASA para hacer cumplir las disposiciones, entre ellas, que los animales heridos, con cojeras evidentes o traumatismos sufridos antes y durante el evento, sean retirados a criterio de los profesionales a cargo.
 
Es importante recordar que la normativa establece que se sancionará con pena de prisión, de tres meses a dos años, a quien dolosamente, de forma directa o por interpósita persona, cause la muerte de un animal doméstico o domesticado; la misma pena se aplicará cuando la muerte sea por un acto de crueldad.
 
   
  • Se han inspeccionado 6538 establecimientos que procesan, comercializan y trasportan alimentos de origen animal.                                                           
 
 
 
El Servicio Nacional de Salud Animal (SENASA) del Ministerio de Agricultura y Ganadería, es la entidad encargada de garantizar que los productos y subproductos de origen animal que llegan a la mesa de los consumidores sean inocuos.  Con ese fin, realiza en todo el territorio nacional, operativos, inspecciones, auditorías, muestreos, capacitación en buenas prácticas de manufactura e higiene, revisión de plagas, decomiso y destrucción de las mercancías y verificaciones de la calidad del agua, para promover la salud pública y animal; debido a que existen controles que se deben implementar para asegurar la inocuidad de los alimentos.
 
Entre los riesgos más peligrosos figuran bacterias como la Salmonella spp., Escherichia coli, Listeria monocytogenes, Campylobacter spp. y el complejo Mycobacterium tuberculosis. También existen numerosos parásitos, virus o toxinas que pueden afectar la producción de alimentos de origen animal; además de los peligros químicos que incluyen los residuos de medicamentos veterinarios o contaminantes químicos (PCP, dioxinas) o ambientales como los metales pesados.
 
“En este año, se han realizado 6538 inspecciones a los establecimientos que procesan, comercializan y trasportan alimentos de origen animal destinados para el consumo humano” indicó Karla Esquivel, Directora a.i. de la Dirección de Inocuidad de Productos de Origen Animal del SENASA.
 
Además, en el Laboratorio de Servicios Veterinarios (LANASEVE) se han realizado 8,317 análisis microbiológicos, de residuos de medicamentos veterinarios, contaminantes ambientales, análisis de histamina y aditivos a los productos nacionales e importados.
 
Gracias a esta labor, hoy el país exporta a diferentes países como el Salvador, Nicaragua, Honduras, Panamá, Vietnam, Guatemala, Japón, Europa, Estados Unidos, Colombia, China, Vietnam, Aruba, México, República Dominicana, Cuba, Taiwán, Japón, Rusia, entre otros.
 
Para SENASA es de gran importancia que el consumidor adquiera productos y subproductos de origen animal inocuos, controlando su origen desde la finca, establecimientos procesadores, importaciones, ferias, mataderos, carnicerías y supermercados.
 
El tema cobra relevancia en el marco de la celebración de la Semana Nacional de la Inocuidad de Alimentos, del 5 al 9 de noviembre.  En estas fechas, funcionarios del SENASA imparten una serie de capacitaciones a empresarios, industriales, profesionales relacionados con el área y público en general, sobre la resistencia antimicrobiana, controles sanitarios aplicados a las buenas prácticas de producción e inocuidad en explotaciones de moluscos, uso adecuado de nitritos en formulaciones cárnicas, entre otros.
 
Asimismo, este miércoles 8 de noviembre en coordinación con Policía de Frontera y Fuerza Pública de Los Chiles se decomisó 450 kilos de queso procedentes de Nicaragua, que eran transportados de forma ilegal e insalubre.
 
    
  • En el 2017, SENASA realizó 19 mil análisis de laboratorio para las enfermedades de influenza aviar y alrededor de 15 para Newcastle.
  • Este año se han exportado a Nicaragua 3.600.000 docenas de huevo fértil y más de 6 millones de pollitos y pollitas.
 
 

El Servicio Nacional de Salud Animal (SENASA), del Ministerio de Agricultura y Ganadería, y el Instituto de Protección y Sanidad Agropecuaria de Nicaragua (IPSA), firmaron la actualización del protocolo para fortalecer la vigilancia epidemiológica de las enfermedades aviares. La firma se realizó este jueves 27 de noviembre.

El objetivo del protocolo es facilitar, normar, regular y asegurar el intercambio comercial de pollitos, pollitas de un día de nacidos, huevo fértil, productos y subproductos avícolas de consumo humano, entre ambos países. También estas mercancías deben proceder de granjas libres de Newcastle velogénico, influenza aviar y otras enfermedades de interés sanitario.

“Además, de las garantías sanitarias que el protocolo brinda, el instrumento da seguridad y transparencia en los requerimientos de los países para el comercio internacional” señaló Federico Chaverri, Director General del SENASA.

El Laboratorio de Servicios Veterinarios (LANASEVE) realizó en el año 2017 más de 19 mil análisis de laboratorio para la vigilancia de influenza aviar y alrededor de 15 mil análisis para Newcastle.

Asimismo, en lo que llevamos del año se han exportado a Nicaragua 3 millones 600 mil docenas de huevo fértil y más de 6 millones de pollitos y pollitas.

Costa Rica se encuentra libre del virus de la enfermedad exótica de Newcastle velogénico e influenza aviar, lo que ha permito al país seguir exportando.

El protocolo estará vigente por un año, periodo tras el cual se realizará una nueva revisión y actualización.

  
  • Murieron 4 bovinos.
  • En la finca afectada se registra una población expuesta de 147 animales.
 
 
El Servicio Nacional de Salud Animal (SENASA), del Ministerio de Agricultura y Ganadería, ha detectado 13 brotes de rabia paralítica bovina desde el 2016; el más reciente se presentó en una finca situada en el cantón de Quepos, en el distrito de Savegre, específicamente en el caserío Matapalo, donde han muerto 4 bovinos a causa de esta enfermedad.
 
“Con el fin de proteger la salud de los pobladores y de los animales, SENASA estableció medidas sanitarias y cuarentenarias en la finca afectada, en la que existe una población de 147 animales. También se realizará captura de vampiros en las zonas para bajar la población existente de este mamífero volador, debido a que es el vector de mayor importancia para la transmisión de esta enfermedad” manifestó Alexis Sandi, del Programa de Epidemiología del SENASA.
 
Como parte de las medidas preventivas, se realiza investigación epidemiológica en la finca donde se presentó el brote y en las fincas vecinas para la búsqueda de nuevos animales afectados. Los animales expuestos (bovinos y caninos) están siendo protegidos mediante vacunación y se mantiene comunicación con el propietario de los animales afectados y de las fincas aledañas.
 
SENASA coordina con las áreas rectoras del Hospital y del Ministerio de Salud del Cantón de Quepos, para proceder a la vacunación de las personas que estuvieron en contacto con estos animales.
 
La rabia es una enfermedad vírica que afecta al sistema nervioso central de los animales de sangre caliente, incluidos los humanos.  Provoca descoordinación, dificultad para caminar, salivación, parálisis de las patas que impide levantarse, torsión de cuello y, por último, la muerte.
 
Los especialistas recomiendan evitar el contacto con animales enfermos que presenten síntomas nerviosos, enterrar los cadáveres de animales, vacunarlos, no acercarse ni manipular animales silvestres, porque son un riesgo de transmisión de esta enfermedad.
 
Asimismo, en caso de ser mordido por un animal silvestre, se recomienda lavar la herida con abundante agua y jabón, de manera inmediata acudir a un centro de salud para recibir la atención correspondiente.
 
Además, en nuestro país existen distintas especies de murciélagos que tienen una gran importancia ecológica, por lo que deben ser protegidos.