Se encuentran en 808 establecimientos ubicados en las regiones Chorotega y Pacífico Central.
 
La mayoría de las unidades productivas, un total de 650, corresponde a bovinos, el resto a otras especies.
 
 
Tras las lluvias intensas registradas la semana anterior en comunidades del Pacífico Central y de la región Chorotega, el Servicio Nacional de Salud Animal (SENASA) detectó que existe vulnerabilidad en 808 establecimientos donde se encuentran unos 35 mil animales.
 
Con base en datos del Sistema Integrado de Registro de Establecimientos (SIREA), la dependencia del Ministerio de Agricultura y Ganadería detalló que 650 establecimientos son unidades productivas de bovinos y el resto de aves, equinos, cabras, ovejas, cerdos y abejas.
 
“Funcionarios de SENASA están ingresando este lunes a las comunidades donde han bajado los niveles de agua para realizar visitas de inspección y brindar atención veterinaria a los animales afectados”, dijo Federico Chaverri, Director General del SENASA.
 
Asimismo, SENASA hace un llamado a los productores y productoras para que alejen a sus animales de áreas vulnerables a deslizamientos e inundaciones.
 
Las autoridades piden también que alberguen o trasladen a los animales hacia áreas altas, seguras y con alimento suficiente, de acuerdo con las recomendaciones emitidas en distintas actividades de capacitación brindadas.
 
 
    

El Servicio Nacional de Salud Animal SENASA, del Ministerio de Agricultura y Ganadería en coordinación con la Fuerza Pública de Upala, la policía de Frontera de Los Chiles y Delta Costa Rica, realizaron recientemente un operativo de carretera en el cordón fronterizo de Sarapiquí, Upala, San Carlos y Los Chiles.

El objetivo principal fue realizar un control en carretera del transporte de bovinos, caballos, ovejas, aves, etc.; productos y sub productos de origen animal; además de verificar las condiciones sanitarias de las mercancías y su trazabilidad.

Durante el operativo se instruyó a los transportistas sobre la forma correcta de llenar las guías de transporte de animales, las buenas prácticas en el transporte de productos de origen animal para consumo humano y la información que se debe indicar en la rotulación de los productos no preenvasados como el queso. Asimismo, se giraron órdenes sanitarias a los transportistas que portaban documentación incompleta.

“Se auditaron 4 fincas en la franja fronteriza, con el fin de controlar el ingreso ilegal de caballos y ganado bovino procedentes de Nicaragua” dijo Federico Chaverri, Director General del SENASA.

Como resultado se inspeccionaron 207 vehículos, se decomisó y destruyó 360 kilos de queso de contrabando procedentes de Nicaragua; debido a que se transportaban en condiciones irregulares que ponían en riesgo la salud pública y sanidad animal.

SENASA reforzará los operativos en carretera para controlar el robo de ganado, el ingreso ilegal de animales, productos y subproductos que pongan en peligro el patrimonio pecuario del país.

Durante este año se han decomisado 1600 kilos de queso.

 

    
El Sistema de Control de Movilización y Rastreabilidad Grupal del Ganado Bovino, que comenzó a operar el Servicio Nacional de Salud Animal, SENASA, en 2010, permitió este jueves la recuperación de 34 reses que habían sido sustraídas la noche del miércoles de una finca dedicada a la cría, en la zona de San Carlos.  Los bovinos, estaban a punto de ser comercializados en la Subasta Ganadera Río Blanco, en Guápiles.
 
“En el 2010, iniciamos en el país con la operación del Sistema de Control de Movilización y Rastreabilidad, que es un sistema obligatorio para todos los ganaderos del territorio nacional y nos permite identificar la procedencia y propiedad de todos los bovinos que se movilizan, comercializan y faenan en el país, con el fin de establecer responsabilidad sobre estos”, dijo Federico Chaverri, Director General del SENASA.
 
El Sistema incluye la identificación con marca por lo que todos los bovinos que sean movilizados o comercializados deben estar identificados con la marca inscrita por el último propietario. De esta manera, cada vez que el animal cambie de propietario debe de ser identificado con el fierro del último propietario, manteniendo inalterada la marca del propietario anterior. Las marcas deben de estar registras ante la oficina de marcas de ganado, la cual regula y controla que no exista duplicación de fierros.
 
En el caso de los animales sustraídos en San Carlos, se activaron los comités de robo de ganado que existen en las distintas zonas ganaderas del país, y a través de mensajes se detectó que uno de los posibles destinos sería la Subasta Ganadera Rio Blanco en Guápiles.  Los funcionarios de SENASA se apersonaron a dicha Subasta, en compañía de las autoridades policiales, y se procedió a realizar la inspección y   documentación que logró confirmar la presencia de los bovinos gracias a dos marcas de fierro y a la guía oficial de movilización de ganado bovino y bufalino que acompañaban los animales.
 
En la guía oficial de movilización se declaran los datos del establecimiento donde se origina el movimiento, información del propietario o responsable del ganado en ese establecimiento, así como los detalles de la cantidad de bovinos que se movilizan, su identificación y el destino, además de los datos del transportista.
 
El caso se encuentra en investigación por parte del Organismo de Investigación Judicial (OIJ), entidad que detuvo a tres sospechosos de cometer el ilícito.
    
 
 
  • Murieron 5 bovinos.
  • En la finca afectada se registra una población expuesta de 40 animales.
    El Servicio Nacional de Salud Animal (SENASA), del Ministerio de Agricultura y Ganadería, detectó el primer caso de rabia paralítica bovina que se presenta este año, en una finca situada en el cantón de Corredores, en el distrito de Canoas, específicamente en el caserío Guayabal, donde han muerto 5 bovinos a causa de esta enfermedad.
    “Con el fin de proteger la salud de los pobladores y de los animales, SENASA estableció medidas sanitarias y cuarentenarias en la finca afectada, en la que existe una población de 40 animales. También se realizará captura de vampiros en las zonas para bajar la población existente de este mamífero volador, debido a que es el vector de mayor importancia para la transmisión de esta enfermedad” manifestó Federico Chaverri, Director de la Dirección de Operaciones del SENASA.
    Como parte de las medidas preventivas, se realiza investigación epidemiológica en la finca donde se presentó el brote y en las fincas vecinas para la búsqueda de nuevos animales afectados. Los animales expuestos (bovinos y caninos) están siendo protegidos mediante vacunación y se mantiene comunicación con el propietario de los animales afectados y de las fincas aledañas.
    SENASA coordina con las áreas rectoras del Hospital y del Ministerio de Salud del Cantón de Corredores, para proceder a la vacunación de las personas que estuvieron en contacto con estos animales.
    La rabia es una enfermedad vírica que afecta al sistema nervioso central de los animales de sangre caliente, incluidos los humanos.  Provoca descoordinación, dificultad para caminar, salivación, parálisis de las patas que impide levantarse, torsión de cuello y, por último, la muerte. 
    Asimismo, se presenta con cierta periodicidad como parte de la dinámica del ciclo selvático de la enfermedad, por esta razón el SENASA cuenta con protocolos establecidos para responder a estos brotes, los cuales ya se han implementado en otros casos.
    Ante estos brotes, los especialistas recomiendan evitar el contacto con animales enfermos que presenten síntomas nerviosos, enterrar los cadáveres de animales, vacunar los animales y reportar de inmediato cualquier caso sospechoso a la oficina del SENASA más cercana.
    En el 2017 SENASA detectó 2 brotes de rabia paralítica bovina en San Vito de Coto Brus.
   
  • 19 mil hectáreas afectadas, con una población de más de 23 mil animales.
  • 36 animales muertos.
 
El Servicio Nacional de Salud Animal (SENASA), en conjunto con la Dirección Nacional de Extensión Agropecuaria del Ministerio de Agricultura y Ganadería, realizarán a partir de este sábado 28 la entrega de los alimentos, melaza deshidratada, vitaminas, donados y los adquiridos por medio del Fondo de Emergencias de la CNE, a los propietarios de animales de producción que hayan sido afectados o estén en situación vulnerable, debido a las lluvias de los últimos días.
 
“La Comisión Nacional de Prevención de Riesgos y Atención de Emergencias habilitó créditos en diferentes cantones de toda la provincia de Limón y el cantón de Sarapiquí para que SENASA realice la compra de los medicamentos y reconstituyentes; para brindar atención veterinaria a los animales que lo requieran” dijo Luis Molina, encargado del Programa Nacional de Animales en Desastres.
 
Además, se tramitan necesidades de alimentación por emergencia a través de primeros impactos en 5 cantones, por alrededor de 70 millones de colones.
 
Con base en datos de SENASA, existen más de 19 mil hectáreas afectadas, con una población de alrededor de 23 mil animales, donde se reportan 36 animales muertos.
 
El SENASA ha recibido donaciones de Protección Animal Mundial, El Colono Agropecuario de Siquirres y Alimentos APM para grandes y pequeñas especies y se brinda atención veterinaria al ganado, además de 90 perros y 12 gatos de la Comunidad de Barra de Parismina, como parte de la respuesta a la afectación sufrida en la región.
 
Adicionalmente, se entregaron 156 paquetes de alimentos para perros, gatos y 67 sacos de alimento para vacas, caballos, cerdos y gallinas.
 
A partir de este sábado 28 de julio, se informará a los productores afectados los puntos de entrega para la distribución de insumos ganaderos.